La  idea nació al ver un cartel que hablaba de comer compulsivamente, en un Centro de Salud, pero esto no fue suficiente, para que me decidiera a asistir a reuniones de OA-Comedores Compulsivos Anónimos.

¿Qué me trajo a OA? ¿Cómo vine? ¿Qué buscaba?

Creo que la idea de venir a OA, nació por un sentimiento del deber, de hacer lo que debo, de hacer “lo que es correcto” para solucionar mi estado de obesidad y mi problema de comer compulsivamente.

Sí, ya tenía conciencia de tener adición a la comida.

Francamente yo no me creía lo que el cartel prometía, no me lo creía, y sobre todo no me creía lo de SIN DIETAS. Pero ese cartel abrió  la duda en mi interior ¿Y si…? Pasé unos dos años mirando y dudando.

Mi cobardía me impedía dar un paso adelante y ver qué era eso.

Sentía que si yo llegaba a aparecer por allí, me sentiría obligada y comprometida con ellos, yo qué sé qué montón de fantasmas… por eso no quería que nadie llegara a verme, ni siquiera el resto de compañeros.

Pero tenía cada vez más curiosidad acerca de detener mi forma de comer compulsivamente,  y de Comedores Compulsivos Anónimos.

Quiso Dios, que casualmente conociera  a personas que por su forma de comer compulsivamente ya pertenecían a OA. Estas eran de otras comunidades, unas no me gustaron, nunca las he vuelto a ver. Otras son hoy en día mis amigas. De esa manera pude en gran parte satisfacer mi curiosidad sin darme a conocer.

Por eso hoy en día considero que mi Poder Superior me trajo a OA y la mayoría de los días se ha detenido mi forma de comer compulsivamente

¿Qué buscaba? Dar salida a mi necesidad de cumplir con mi deber de adelgazar como remedio a mi obesidad, liberarme de comer compulsivamente como en su día me libré de fumar. Probar OA y si allí tampoco adelgazaba, largarme y decir: esto tampoco me funciona. Y si… llegara a funcionar sería genial.

¿Cómo vine? Vine en un momento muy doloroso y descreído de mi vida.

Quizá también ellos me trajeron: el dolor y la desesperanza, bueno, tenía un resquicio de esperanza de parar de comer compulsivamente, ese resquicio me trajo a OA

No esperaba encontrar todo lo que OA, los compañeros y mi PS me han dado, pero ahora me siento feliz. Sigo en estado de obesidad, pero no me he ido,  sigo en OA.

Aprendo y soy Feliz en OA, tengo esperanza, sigo en OA