¿Porqué no?

Aquel año había decidido no ir a la Convención, pero unos días antes cambié de idea y llamé para apuntarme. Me dijeron