Mientras vamos de camino a nuestra ciudad en el autobús mi compañera Esther y yo, comentamos lo agradecidas que estamos y lo llenas que nos vamos.
Co_20160723_131857rto pero intenso. Por mi parte decir que he reconocido lo que es mi P.S. gracias al compartir de algunos de mis compañer@s. Me ha llegado al alma. Gracias a su confianza en El han sabido enfrentarse a situaciones difíciles con la comida y los defectos de carácter.
Después de 7 años de  «abstinencia» emocional he caído. Lo he intentado arreglar y lo he conseguido pocos días antes de la Convención.
Pero después de escuchar a l@s compañer@s y sus soluciones me doy cuenta porque he tropezado. Sin esta convención no lo hubiese  conseguido. Ahora sé como intentarlo de nuevo. Llevo apuntes escritos. Me maravillo al leerlos. Son como la fórmula mágica de un experimento. No me rindo. Vine con la esperanza de poder atrapar algo para solucionar mi problema. Lo tengo y ahora sólo tengo que usarlo y deseo usarlo. Gracias compañer@s. Me ayudáis a ser otra persona. Gracias a todo el equipo que habéis formado en Zaragoza.
Habéis brillado de tal manera que con vuestro plan de reuniones habéis hecho florecer en mí ese PS tan buscado.
No quiero ni imaginar lo que cada miembro que ha acudido se lleva.
Aunque no hayan salido a hablar, seguro que les ha llegado vuestro mensaje de ayuda, buena fe y esperanza.
Muchas gracias y que la felicidad os acompañe como a mí en éstos momentos.